Lo habrás sufrido más de una vez, de modo que enseguida comprenderás que para tu negocio no es nada bueno que sigas este modelo de marketing online. ¿Cuántas veces te ha llamado una compañía telefónica a tu móvil o al teléfono de tu casa para ofrecerte una mejor tarifa? ¿O para que cambies tu conexión a internet? ¿Cómo han averiguado tus datos personales? ¿Por qué te llegan mensajes no deseados al correo? Esto es lo que se considera spam.

Molestar a un posible cliente no hará que lo ganes

Existen muchas formas de obtener los datos de los clientes de tus principales competidores, sin embargo, ¿realmente utilizando una estrategia basada en el uso del spam va a conseguir que te los ganes? Piensa en ello, a nadie le guste que lo avasallen con publicidad sobre otros negocios. Es posible conseguir cambiar la fidelidad de un cliente, pero no a través de una táctica como esta.

  • No captarás la atención del cliente: Para un cliente que ya está comprometido con una empresa es muy díficil cambiar de opinión, y más aún utilizando el spam o correo basura para convencerlo.
  • No leerán tu mensaje: Si una persona de pronto encuentra en su correo un e-mail enviado por una empresa que no conoce o de un remitente que le parece desconocido, entonces automáticamente lo borrará, porque desconfiará.
  • El esfuerzo no será equiparativo al resultado: El tiempo que pierdas en pensar como intentar captar a los clientes de la competencia mediante mensajes spam podrías aprovecharlo para pensar otra estrategia de marketing online mucho más efectiva, porque apenas conseguirás un buen resultado con este sistema.

Si de verdad quieres captar nuevos clientes, piensa en otro sistema para atraer más su atención, porque de este modo no obtendrás el resultado deseado, todo lo contrario, lo único que harás será perjudicar a tu negocio porque tus posibles nuevos clientes tendrán una mala imagen de ti.

Dejar respuesta