Imagen cortesía de: milenio.com

En el pasado Pruitt demandó muchas veces a la agencia estadounidense de protección ambiental, y ahora él es quien se encarga de dirigirla. Este abogado que desde el año 2010 ocupaba el puesto de fiscal general de Oklahoma, fue nombrado por el presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, como nuevo jefe de la agencia estadounidense de protección ambiental.

El nombramiento este hombre generó una gran consternación entre los grupos ambientalistas que lo señalan de ser escéptico del cambio climático mientras mencionan sus vínculos con la industria de los combustibles fósiles. Por otro lado, que voceros de dicho sector han dicho que este hombre hará que la agencia de protección ambiental estadounidense tenga un enfoque más racional y no intentará extender las regulaciones de su oficina más allá de lo que le compete.

Incluso Trump coincidió con la visión de cómo debe funcionar la Agencia de Protección Ambiental Estadounidense, dijo que durante muchísimo tiempo que esta agencia ha estado gastando el dinero de los contribuyentes en una agenda descontrolada contra el sector energético, y esas acciones destruyeron millones de puestos de trabajo. También dijo que Pruitt va revertir esa tendencia y que va restaurar la misión esencial de la agencia para la protección ambiental estadounidense, que es mantener el agua y el aire limpio.

El peor enemigo

Según dijo Ken Cok, al New York Times, es seguro que Pruitt va a ser el administrador más hostil de la agencia para la protección ambiental que ha tenido la historia, y que durante su campaña, Trump, desmanteló la agencia para la protección ambiental estadounidense y retiró muchísimo de los avances que habían logrado con el fin de reducir la posición de los americanos ante la contaminación industrial.

Dejar respuesta