Imagen cortesía de: BBC.com

Por décadas se dijo que Chile es la nación latinoamericana que se ha aferrado más al modelo de libre mercado que es tan controversial, desde el año 1973 el gobierno militar de Augusto Pinochet, impuesto por la fuerza, estuvo vigente debido a los importantes resultados del crecimiento económico y la estabilidad que llegó en los años siguientes. Sin embargo, Perú se alza como una nación de alto crecimiento con la estrategia amistosa de los mercados.

Y cuando en Chile las tendencias de los políticos empiezan a sugerir que se necesita un cambio en los medios económicos, en Perú se fortalece el compromiso de la nación con las políticas del mercado. La economía de Perú se desempeñó muy bien en los últimos 15 años y están en una constante lucha contra la pobreza, y cualquiera puede darse cuenta de que las políticas de los años 70 y 80 hundieron al país en una crisis económica.

Perú y un cambio inesperado

Durante esos años cuando empezó a surgir en lo que llamaron milagro económico chileno, movido por la inspiración neoliberal. Perú estaba avanzando en una dirección muy distinta, el gobierno que fue encabezado por el general Juan Velasco Alvarado ordenó desde el año 1968 una estrategia económica estática, y como no se esperaba de un gobierno militar, nacionalizaron las empresas privadas y pusieron controles estatales en su economía.

Pero esa estrategia peruana tan curiosa no tuvo ninguna prosperidad, y desde ese momento los peruanos se movieron hacia otra dirección, y desde la pasada elección, se puso en el poder a Pablo Kuzscynski, un mandatario que ha sido mucho más explícito en el país con su compromiso de políticas de mercado libre.

Mientras tanto, en Chile la política económica de comercio libre ha empezado a devolverse y aunque nadie esperaba un cambio frontal para volver a la política de la intervención estatal que se aplicaron en 1973, están en revisión algunos aspectos que son clave del modelo chileno de mercado liberal.

Dejar respuesta