imagen cortesía de: i.ytimg.com

Durante la tregua humanitaria que se hizo en la guerra que se está llevando a cabo en la ciudad de Alepo en Siria, miles de civiles salieron de la zona de peligro, entre ellos personas delicadas de salud, de una residencia de ancianos cercana a la zona de batalla.

Un médico que forma parte del Comité internacional de la Cruz Roja, envió el miércoles 7 de diciembre de 2016 una carta desgarradora a la BBC, mencionando que había visto muchas cosas en Siria en los cinco años pasados, pero que nada se compara a lo que está viendo ahora, ésta vez los combates están siendo demasiado intensos  y tres personas habían muerto cuando intentaban evacuar a los ancianos del asilo.

Una guerra inhumana

También mencionó que solicitaron y obtuvieron el permiso para dirigirse a un antiguo asilo de ancianos, y lo convirtieron en un refugio para 150 personas, entre ellas se encuentran enfermos mentales, discapacitados y personas desesperadas sin ningún lugar a donde ir.

Contó que la evacuación no fue para nada fácil, dice que muchas personas, en especial los pacientes que tienen enfermedades mentales, no querían salir del asilo ya que estaban confundidos e indefensos, no estaban al tanto de que había un conflicto en sus alrededores, e incluso varios decían que preferían quedarse porque no tenía familiares ni un lugar adonde ir. “Alguien tiene que poner límites de inmediato”, dijo.

En ese momento llegaron unos soldados que habían encontrados a seis niños entre los escombros, la mayor de los niños, era una chiquilla de siete años y el menor un bebé de siete meses, no habían comido absolutamente nada en dos días, y acababan de quedar huérfanos después de que sus padres murieran  a causa de una bomba.

Esto nos deja ver los desastre que ocasionan estos conflictos, y lo valientes que tienen que ser un médico de la Cruz Roja, al arriesgar sus vidas con tal de salvar la de otros.

Dejar respuesta