imagen cortesía de: saborvallenato.com

Hay una ola de devaluaciones que está preocupando a los encargados de manejar las economías en todo el mundo. Desde que Donald Trump fue elegido como presidente, los países han visto una recaída en el valor de sus monedas con respecto al dólar americano, esto es el resultado, entre otras cosas, de los anuncios que hizo el presidente electo de que iba a expandir los gastos públicos de América mientras que las autoridades monetarias de su país anticipaban una política de interés más alta.

Pero esta combinación del dólar caro, altos intereses y restricciones en las importaciones, que prometió el presidente, nos recuerdan mucho a lo que se vivió a comienzos de la década de los 80 que tristemente llevo a la célebre deuda latinoamericana en aquel momento.

Donald Trump y la economía estadounidense

La alza del precio del dólar, refleja una gran confianza en el desempeño de la economía americana, Barack Obama entregó una economía dinámica, que tenía una tasa de desempleo menor al 5%, Donald Trump prometió que iba a bajar los impuestos que le cobraban a las empresas y que también iba reducir toda clase de regulaciones ya sean laborales, ambientales o de cualquier otra clase.

Esta estrategia molesta muchísimo a la izquierda estadounidense, y preocupa a los que creen que sin la regulación federal va a empeorar la desigualdad y muchos otros males sociales, mientras que los empresarios la han recibido con beneplácito, por lo tanto se espera, un aumento importante en la inversión privada.

A la vez que el presidente dice que quiere una infraestructura pública muy ambiciosa, con lo cual la economía americana aparentemente recibirá una inyección de recursos muy grande que le dará más vitalidad, y una economía que sea fuerte, va a empezar a generar las presiones inflacionarias, por lo tanto el Banco Central Americano y FRS, anunció que subirá las tasas de intereses, “para evitar que la economía se recaliente”.

Dejar respuesta