Imagen cortesía de: viajaratope.com

El 9 de octubre de 2016 celebraron el bautizo de una bebé en Francia, pero no lo hicieron en un iglesia y no estuvo ningún sacerdote presente y tampoco leyeron textos sagrados, esto fue un bautizo republicano.

Este acto lo llevaron a cabo en el ayuntamiento de Cormot-le-Grand, en el centro de Francia, y lo dirigió el alcalde Marc Denizot, mientras tenía una banda con los colores de la República francesa, de una manera simbólica recibieron a la bebé de apenas un mes de vida en la comunidad republicana. Según contó su padre para ellos el bautizo republicano o civil es igual, lo que importa son las convicciones de los compromisos que tienen como ciudadanos franceses.

Creencias y compromisos

También dijo que creían en los valores universales de la República francesa y la relación que tienen con la religión, ya que él es agnóstico y su mujer también y el bautizo se ajustaba a los valores republicanos y humanistas, también dijo que era muy oficial, y que no era necesario ningún carácter jurídico ya que lo hicieron por fraternidad amistad y amor.

Para él es una forma de tener la misma ventaja que tiene el padrinazgo religioso, o sea, que los niños pueden ser protegido por otra persona aparte de sus padres, y también dijo que era muy importante que sus hijos tuvieran dos referencias personales además de sus padres. Esto refleja la preocupación de sus padres de cumplir con su compromiso como ciudadanos.

El ritmo con el que celebran los bautizos laicos no tienen ninguna norma de cumplimiento obligatorio, normalmente el alcalde es el que dirige la ceremonia, a la que normalmente van los familiares y los amigos cercanos de los padres del niño como fue en este caso, y no existe ningún recuento oficial de los bautismo republicano que se celebran al año en Francia.

Dejar respuesta